El cambio climático en nuestros platos

En este post hablamos sobre cómo la elección de un alimento en nuestros platos puede tener un efecto global. Me quiero centrar en los métodos de producción, ya que para elaborar determinados alimentos ejercemos un impacto negativo sobre los ecosistemas. Concretamente, hablaré brevemente sobre la ganadería intensiva, qué es, cuál es el precio real sus consecuencias y cómo podemos hacer algo.

¿Qué es la ganadería intensiva?

Se trata de un tipo de ganadería en la que los animales se encuentran en establos, bajo condiciones controladas de manera artificial (luz, temperatura, ventilación…). Esto se realiza porque así podemos controlar y definir el aspecto final del alimento.1 Es decir, se manipulan externamente ciertos parámetros para obtener productos de origen animal más rápidamente y bajo las condiciones que pone el consumidor.

Su única ventaja es la elevada productividad que genera el sistema, pudiendo obtener alimentos que de otro modo tardarían meses en conseguirse, en cuestión de semanas. Es decir, hablamos de producción en cadena, donde los animales se utilizan sólo con el fin de la obtención del producto deseado. Este tipo de producción ganadera surgió a partir de la revolución industrial y del pensamiento capitalista, donde se extrapoló el concepto de producción y mecanizado a la industria alimentaria.

¿Cuál es el precio real que estamos pagando?

Aunque no lo creamos, no todo se puede pagar en términos económicos. Hemos conseguido avanzar muchísimo en mejora genética (no se utilizan transgénicos, si no que se realiza una “selección natural” de forma artificial mediante cruce de individuos) y aumentar la producción hasta niveles jamás imaginados. Pero, esto lo estamos pagando con nuestra salud y nuestro planeta.2

Según la FAO, el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero – el 18 por ciento, medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2) – que el sector del transporte. También es una de las principales causas de la degradación del suelo y de los recursos hídricos, mediante la contaminación de los acuíferos por una mala gestión de residuos. Además la ganadería utiliza hoy en día el 30 por ciento de la superficie terrestre del planeta, que en su mayor parte son pastizales. 3

Esto ocurre principalmente debido a que cada vez, se van utilizando mayor cantidad de tierras tanto para mantener al ganado como para producir forrajes y otros alimentos que se destinan a la alimentación animal principalmentePor eso me gustaría hablar un poco de las ganaderías intensivas más grandes.

Ejemplos de producción ganadera intensiva

Vacuno

El ganado vacuno está principalmente orientado a dos sectores: leche y carne. Existen otras ganaderías minoritarias, cuyo peso en la industria intensiva es menor. Para ambos sectores, se utilizan razas de vacuno que han sido seleccionadas genéticamente para la producción del producto deseado, por ejemplo tenemos las Holstein en el caso de la leche o las blancas azul belgas para carne. 5

Para poder sacarle su rentabilidad genética, en el caso del ganado vacuno de intensivo, se escoge el pienso más nutritivo. Es por ello que a nivel ecológico, esto supone que se invierte una gran  cantidad de agua para producir un kg de carne. No solo se tiene en cuenta lo que el animal necesita para beber si no, los litros para regar los cultivos así como los diferentes puntos de la cadena producción.6

Por otro lado, a parte del consumo de agua, debido a la fisiología  digestiva de los rumiantes, la industria cárnica de vacuno, es una fuente de metano (CH4). En general, la producción está relacionada con consumo de alimento, composición y digestibilidad de la dieta y procesamiento previo del alimento. Por lo tanto, una de las formas de reducir esta producción de gases de efecto invernadero sería estudiar más a fondo qué composición es mejor.

Emisión de gases entéricos originados por el ganado vacuno

Sin embargo, la industria ganadera vacuna en los países en vías de desarrollo no supone una gran traba para el planeta, ya que ayuda a mantener el comercio y economía local. Un claro ejemplo es que los hogares que se dedican a producir leche en zonas de África o  Asia crían dos vacas lecheras (o búfalas) que tienen un rendimiento lácteo diario de 11 litros por animal. Sin embargo en los países desarrollados de Europa o USA una vaca Holstein puede producir hasta 50 Litros, con sus consecuentes gastos de alimentación y manejo. 8 , 9.

Porcino

En el caso del ganado porcino, se ha alcanzado un nivel de tecnificación muy alto, casi parecido a la industria aviar, donde los cerdos se encuentran en grandes de naves de producción.

Esto se realiza para evitar el contagio de enfermedades infecciosas y conseguir un alto rendimiento. Sin embargo, implica un alto nivel de hacinamiento donde los cerdos se hallan en naves sin casi ningún tipo de estímulo o libertad de movimiento.

Ahora mismo, la producción de porcino en España se encuentra en los 25 millones de animales , de los cuales un 90% se crían en sistemas intensivos.10

Debido a la alimentación de los cerdos, la producción de esta especie de forma intensiva supone un reto para el planeta, ya que necesitan piensos de muy alta calidad para su engorde y además sus heces, también llamadas purines, son muy difícil de tratar. Aquí os dejo un vídeo a vista de dron de las piscinas de purines..10

De los mayores inconvenientes medioambientales, son la contaminación de aguas debido a estos embalses de purines.

Avicultura

En el caso de la avicultura, existen dos grandes industrias, destinada a carne o a huevos, pero en ambos casos se sigue el mismo mecanismo de producción. Los animales se crían en grandes naves, hacinados, en un ambiente regulado en temperatura, luz y humedad, mecanizado al máximo, donde por una parte entra el agua y el pienso y por otra salen huevos y excrementos.

Producción intensiva de pollos a nivel mundial

Producción media en los últimos 50 años, pasado de 4,45*1000 M a 22*1000 de aves

 

Esta ganadería ha sido uno de los mayores “logros” para la mejora genética, ya que se ha conseguido que un broiler (pollo de cebo) tengan un peso de 2,6kg en 6 semanas11, mientras que en ganadería extensiva un pollo campero tarda 16 semanas en alcanzar ese peso. 12

Pero este “logro” tiene un precio, primero, no descartaremos la salud de los animales, ya que el hacinamiento y estrés son factores extrínsecos de riesgo para patologías infecciosas. Además, se estima que los pollos emiten 0.6 gigatoneladas de CO2 equivalente, representando el 8 por ciento de las emisiones totales del sector ganadero.13

¿Cómo podemos solucionarlo?

Hay que recalcar que todos estos sistemas de producción intensiva, han sido creados a demanda del consumidor y porque se han buscado características tanto en sabor, color y composición que son completamente artificiales (desde el punto de vista genético).

Por lo tanto, no es de extrañar que la respuesta y la solución al problema medioambiental está igualmente en las manos del consumidor. Es verdad que algunas industrias son “menos malas” que otras, por ejemplo la avicultura es la que menos residuos genera.

A nivel de sociedad, tenemos que plantearnos que tipo de especie somos cuyos alimentos provienen de este tipo de sistema capitalista. Movimientos que van en aumento como el vegetarianismo, veganismo o reduccionismo son la solución o como mínimo la vía para parar este sobre consumo innecesario.

Entonces, ¿Tiene la ganadería alguna ventaja?

Existe una modalidad de ganadería denominada ganadería extensiva que aprovecha eficientemente los recursos naturales del territorio, con una baja utilización de insumos externos y principalmente mediante pastoreo. Además, se caracteriza por la utilización de especies y razas adaptadas al medio.  Por lo tanto, su impacto en el medio es menor.

Entre las ventajas de este tipo de ganadería, se encuentra el uso de recursos como matorrales ayudando de esta manera al control de incendios. Por eso la ganadería extensiva no se puede eliminar completamente. Adicionalmente,  en los países en vías de desarrollo supone un gran peso dentro de las comunidades. En general, se cría para autoconsumo y el peso medioambiental no supone una gran carga.

Referencias

  1. Ganadería intensiva
  2. Ganadería y cambio climático
  3. La ganadería amenaza el medio ambiente
  4. Ganadería y deforestación
  5. Tipos de ganado bovino
  6. The water footprint of food
  7. Emisión de metano entérico por rumiantes y su contribución al calentamiento global y al cambio climático. Revisión
  8. Sistemas de producción
  9. Comparación de datos; FAO
  10. Manejo y producción de porcino 
  11. Crecimiento, eficiencia y rendimiento de los broilers desde 1957
  12. Aviculturas alternativas: el pollo campero
  13. Manejo de los desechos avícolas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*He leído y acepto la política de protección de datos y privacidad

*I have read and agree with terms and conditions and privacy policy