10 Consejos para una Navidad minimalista y zero waste

Navidad es una época muy difícil para aquellos que queremos mantener nuestras posesiones al mínimo, reducir basura y maximizar las experiencias. Es por ello, que me gustaría compartir nuestra experiencia, y así explicar cómo lo hacemos nosotros.

10 ideas y consejos para una navidad sin residuos

En nuestra cultura, los regalos se han convertido en una forma de expresar el cariño que otros sienten hacia nosotros, por eso cuesta tanto explicar que no regalar no significa que no les queramos.

Cuando seguimos el camino de la sostenibilidad, ética social y minimalismo, no es de extrañar que muchas personas de nuestro alrededor no lo entiendan. Sin embargo, existen muchas formas de conciliar nuestra forma de pensar con la de los que nos rodean. Así que os dejo aquí 10 ideas y consejos para tener una Navidad más sostenible.

1. No caigas en el sobreconsumo

Con Amazon, y en general internet, es muy fácil caer presa del consumismo. Vemos anuncios por todos lados y aparecen “días mágicos” como el black Friday que son muy tentadores. Personalmente, no veo mal comprar online, ya que este es un recurso que ha llegado para quedarse, pero siempre podemos optar por usarlo lo mejor posible.

Es por ello, que antes de ponernos a comprar sin miramiento, nosotros planeamos en una lista, aquellos regalos que de verdad necesitamos, y siempre buscamos fomentar el pequeño comercio. Entiendo que hay cosas que solo se pueden comprar en grandes centros, pero nosotros intentamos que sean las mínimas.

Mi consejo para estas fechas es que seas paciente y mires con objetividad. Comprar o regalar más no nos va a dar más felicidad, eso es un mantra que nos repiten durante estas fechas pero no es verdad. Cuando de verdad quieres a alguien, no necesitas demostrarlo con cosas materiales, más abajo te comento unas cuantas ideas.

2. Regala experiencias y tiempo 

Si echas la vista atrás e intentas recordar tus mejores momentos de la infancia, probablemente estén todos relacionados con anécdotas o personas que hicieron que ese recuerdo permaneciera intacto en tus memoria. Por ejemplo, yo recuerdo tener playmobils para jugar y pasarme horas sentada jugando, pero en el 90% del recuerdo aparecen mis hermanos, con los que hacíamos “batallas navales” y nos imaginábamos historias para cada personaje.

Así podría enumerar cientos de momentos. Es verdad que en ellos aparecen regalos, pero aquello que propiciaba que éste fuera uno para recordar fueron las personas que compartieron su tiempo conmigo. Por ello, no creas que en cuanto más regales es mejor, si no, busca experiencias inmateriales que consigan el mismo objetivo:

  • Excursiones por el campo
  • Cocinar en familia
  • Viaje juntos
  • Un café, una cerveza y ponerse al día

Best memories include beer

3. Introduce el Zero Waste con regalos

Una de las grandes críticas que tiene este movimiento es su precio. Aunque realmente es como todo, dependerá de cómo queramos enfocarlo. Es verdad que para conseguir mejor calidad muchas veces debemos invertir un poco más de dinero, pero también creo que muchas personas no piensan a medio-largo plazo, ya que muchas de las inversiones que se hacen nos ahorrarán dinero en un futuro.

Pero, como no podemos entrar a discutir la economía de cada familia, lo mejor que podemos hacer para introducir el movimiento Zero Waste a otros es regalarles un “kit de principiantes”. Hay muchas tiendas que los tienen, cuestan entre 15€ y 30€ y suelen llevar lo necesario para diferentes ocasiones: viaje, compra, cuarto de baño… Yo creo que es muy buena opción a la hora de “mandar un mensaje subliminal”, ayudas al pequeño comercio y suelen venir sin plásticos.

Plastic-free bathroom kit

4. Haz los regalos tú mismo o de segunda mano

Normalmente, los regalos dicen más de nosotros que del que los recibe, por eso, una forma preciosa de expresarnos y de dar lo mejor de nosotros, es crear algo para aquél al que vamos a regalar. Ya sé que muchos pensamos “pero si yo no se hacer nada”, pero no es verdad, porque todos tenemos algo que aportar.

Además, volvemos a lo de siempre, no ha de resultar en algo material: ¿Se te da bien la fotografía, regálale una sesión de fotos con tu cámara. ¿te gusta cocinar? regálale una cena personalizada. Así un largo etcétera de formas de expresar lo mejor de nosotros para una persona a la que queremos regalarle algo.

Por último, los regalos de segunda mano, no significa que sean de menor calidad. Quizás puedes encontrar algo que esta persona esté buscando desde hace tiempo pero ya se había agotado o simplemente algo especial y antiguo. Hay muchísimas oportunidades y opciones.

Pañuelos hechos a mano por mi mejor amiga Paula

5. Que tus regalos tengan un significado

Además, existen formas para que tus regalos sean beneficiosos para terceras personas, y es escogiendo aquellos que de paso ayudan a ONGs o pequeñas empresas. Existen grandes emprendedores cuyas empresas colaboran con ONGs, y comprando artículos a éstas, ayudas a una buena causa.

En general yo suelo hacer donaciones directamente sin comprar nada, pero también puedes adquirir productos como calendarios, agendas… Un ejemplo precioso para mí es la iniciativa de Share a coffee for donde puedes donar un café a la causa que prefieras o comprar una tacita de la que se donará una cantidad a una ONGs.

 

6. Olvidate de envolver tus regalos

El papel de envolver es un gasto innecesario, ya que se usa solo una vez y luego se suele desechar. Lo ideal sería directamente no envolver el regalo, pero a todos nos gusta esta tradición, así que aquí os doy un par de ejemplos de alternativas. Existen muchos métodos diferentes para envolver regalos que no necesariamente implican el uso de papel de regalo.

Por una parte tenemos el método tradicional japonés llamado Furoshiki que consiste en usar telas cuadradas para envolver todo tipo de objetos, ya sea para transportar o para regalar, en YouTube podéis encontrar tutoriales, y lo ideal sería que estas telas fueran recicladas.

Por otro lado, yo suelo utilizar papel de periódico o de sobres que me han mandado para envolver los regalos. Básicamente, todos los papeles bonitos que encuentro, los guardo y los reuso en los regalos que tengo que hacer.

 

7. Decora de forma sostenible

La cantidad de decoración que se utiliza en navidad, a veces es demasiado, y casi todo está hecho de plástico. Es verdad que darle ambientación navideña a nuestro hogar es una tradición, y generalmente se realiza en familia, pero debemos ser consecuentes con la decoración.

El árbol de navidad, no debe ser necesariamente talado, podemos buscar uno con maceta, o directamente hacerlo nosotros con palitos recogidos de la calle y algunas ramas.

Nosotros hemos buscado un árbol pequeñito de madera que podemos usar año tras año, unas cuantas lucecitas led que no consumen a penas batería y el resto de cosas las hacemos nosotros. También se puede optar por buscar de segunda mano o preguntar a nuestros familiares si tienen decoración que no usen. En general, para nosotros, lo principal es no abusar de la decoración ni de las luces e invertir en decoraciones que nos vayan a durar muchos años.

8. Comunica a tus amigos y familiares qué te gustaría recibir

Generalmente veces nos conformamos con una donación a una ONG en nuestro nombre o que pasen un rato con nosotros, pero a veces amigos y familiares insisten en regalarnos algo, por eso hemos optado por directamente decir qué necesitamos. 

Esto puede parecer una idea un poco extraña, ya que en general los regalos suelen ser sorpresa. Sin embargo, llega un momento en nuestras vidas, en el que nos damos cuenta de que ya tenemos de todo y que realmente no necesitamos nada. Nosotros por eso hemos optado por decir amablemente qué nos gustaría que nos regalasen. Generalmente son objetos de uso diario que necesitamos e íbamos a comprarnos de cualquier forma, así el regalo de esa persona es algo útil y además deseado. 

9. Escoge comidas y recetas sostenibles

Este es un punto donde de verdad debemos prestar atención. En general en estas fechas andamos comiendo y bebiendo con familia y amigos, y por ellos tendemos a comer de más y abusar de los alimentos. La cantidad de comida que se tira en navidad es altísima, por ello te recomiendo que planees bien las compras para que no sobre comida. También, no tengas miedo a llevar el tupper y pedir llevarte a casa los restos. Lo importante es que no se deseche comida en buenas condiciones.

Por otro lado, disminuye la cantidad de carne para hacer una navidad más sostenible. Nosotros intentamos comer lo mínimo cárnico en estas fechas, y disfrutar de otras verduras que complementan platos igualmente buenos.

10. Disfruta de la familia y los amigos

Por último, aunque suene más que obvio, disfruta de la compañía y olvídate del estrés. Es una época para estar con los que más quieres y es el mejor momento para olvidar las diferencias.

Así que dicho esto… ¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*He leído y acepto la política de protección de datos y privacidad

*I have read and agree with terms and conditions and privacy policy